Memorias de una rosa. Por Cayetano Vidal

Rosa en el jardín

Rosa en el jardín

Este artículo  del escritor y periodista Cayetano Vidal fue publicado por la revista madrileña destinada al público femenino “El Correo de la Moda” en su Núm. 339 del año X, de fecha 24 de enero de 1860, se mantiene la ortografía original.

Virginia Seguí

Memorias de una rosa. Por Cayetano Vidal

LasRosasJardín_Aagard_1877En uno de los primeros días del hermoso mes de Mayo, abrí mi corola á la luz. Bañaba la tierra el lánguido reflejo del crepúsculo vespertino. Los pájaros cantaban su postrer himno. Las flores, mis hermanas, embalsamaban el aura del jardín.

¡Cuán agena estaba de imaginar lo que era el mundo en aquel entonces!

No en vano me había dotado la madre naturaleza de punzantes espinas para guardarme de la alevosa mano del hombre. ¡Cuán engañosos eran sus asiduos cuidados! ¡Qué mentidas sus caricias!

En una hermosa mañana, cuando gozaba de toda la fuerza de vida, cuando era el orgullo del rosal y la envidia de las demás flores; la destructora mano del jardinero me separó de mi tallo, arrancándome mi primer suspiro.

MariaAntonieta_Vigée-Le Brun

Entonces empecé á comprender !Entonces también empecé a sufrir!

Bien prestó fui vendida, y de las manos de la ramilletera pasé á las de una coqueta.

Lacestaderosas_CristobaldeAntonio

¡Qué de halagos y caricias no me tributó hasta colocarme entre sus negros cabellos! Sus admiradores nos colmaban de elogios á ambas á la vez; pero mi triunfo duró lo que dura una ilusión!

Bien pronto cambié de dueño, y de sus hermosas trenzas descendía á las manos de uno de sus favorecidos, que me guardo cortos instantes.

En un momento de fastidio fui arrojada, y al otro dia era patrimonio de la doncella de labor.

 De allí fui a parar con promesas de amor, y como sello de ardiente juramento, al dominio de uno de estos hombres sin corazón, que hizo mercer de mí á uno de esos séres tan justamente despreciados por la sociedad.

En sus manos, perdí mi lozanía; en sus manos dejé para siempre de brillar. Se ajaron mis hojas; perdieron su belleza; secóse mi tallo. Solo se conservaron agudas y punzantes las  espinas.

TabaqueraDucrollay

Entonces fui depositada como una rica joya en una linda caja de nacar y marfil.

Allí recibía todos los días una mirada de amor y compasión. Solo cuando era ya, como mi dueña, una flor sin olor, sin fragancia, fue cuando se me hizo objeto de los mas tiernos y solícitos cuidados. ¡Contrastes de la sociedad!

Pero qué mucho, sin mi vida no fue mas que un contraste.

GabrielaladelaRosa_RenoirDestinada como mis felices hermanas á coronar la santa frente de una esposa del Señor, el hado cruel arrebatándome el vello porvenir que me sonreía, trocóle por los falsos halagos de la sociedad, y en vez de la frente una virgen, orné las sienes de una meretriz.!

¡Pobres rosas! Al saberlo, debisteis llorar de dolor….

VirgendelasRosas_Saint-Jean

Allí permanecí, hasta que cansada de su amor ó desvanecido su capricho, vino á sustituirme un tierno pensamiento ¡Constancia humana!

Entonces se me arrojó al viento con la mayor indiferencia.

Mi aroma volvió al cielo, de donde había bajado, Mis secas hojas esparcidas, se perdieron en un momento por el espacio.

RosasVuillard

Hé aquí lo que encontré en la tierra!

Hé aquí lo que me dió la sociedad.

LaOriental_Vonçamerling

.  .  .  .  .  . .  .  .  .  .

Sin duda me preguntareis, amables lectoras, de donde he sacado esta historieta.

En gran apuro me pondríais si debiera daros cumplida contestación.

Lo único que puedo deciros, es que la he encontrado en una de las últimas páginas de  álbum! Quizá sería un sueño; tal vez un recuerdo que se evaporó

Cayetano Vidal

Anuncios
Esta entrada fue publicada en El Correo de la Moda, Flores, Periodismo, Revistas, Tradiciones y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Memorias de una rosa. Por Cayetano Vidal

  1. Pedro R-R. G. dijo:

    Sutil analoga de la rosa y la mujer frente a la vida.Triste artculo de un autor dotado de gran sensibilidad. Ojal hubiere glosado tambin, en positivo, su protagonismo en belleza y fragancia. No todos pueden ofrecerlo.

    Un saludo

    Pedro Romero

    El 17/11/13, “Virginia Segu Collar Cuaderno de Bitcora”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s