El rey de los Alisos. Por Johann Wolfgang von Goethe

Esta poesía considerada la balada más popular de las escritas por Goethe está fechada entre 1781 y 1782; y muy pronto pasó a formar parte del cancionero popular alemán, incorporada a la opereta La Pescadora. Más de cincuenta compositores la pusieron música entre ellos Eberwein, Reichardt y Zelter. Un padre cabalga en la noche a gran velocidad, llevando a su hijo moribundo en sus brazos, que cree percibir la siniestra llamada del rey de los Elfos, una maligna criatura de los bosques; su padre trata de tranquilizale, pero cuando llega a su destino su hijo está muerto.

Según relata Eckermann, en su obra Conversaciones con Goethe; en una velada que tuvo lugar la noche del 12 de enero de 1827, en casa del escritor, madame Eberwein interpreto varias canciones destacando esta en particular con la que obtuvo grandes aplausos de la concurrencia.

EL REY DE LOS ALISOS (ERLKÖNIG)*

¿Quién cabalga a estas horas por la noche y el viento?
El padre con el hijo;
tiene al niño en brazos,
le estrecha bien seguro, le calienta.

–Di, ¿Por qué escondes, hijo, con tal miedo la cara?
–Padre, ¿no ves al rey de los alisos,
el rey de los alisos con corona y con manto?
–Hijo mío, ¡si es un jirón de niebla!

–Niño querido, ven, irás conmigo.
Yo jugaré contigo a hermosos juegos;
muchas flores alegres aguardan en la orilla
mi madre tiene muchos mantos de oro.

–Padre mío, ¿no escuchas, dime, lo que en voz baja
el rey de los alisos me promete?
–Estate quieto, cálmate, hijo mío;
el viento pasa y zumba entre las hojas.

–Niño querido, ¿quieres ir conmigo?
Mis hijas estarán esperándote, hermosas:
mis hijas, las que guían las danzas de la noche
y te mecen, te bailan y te arrullan.

–Padre mío ¿no ves allí, padre, a las hijas
del rey de los alisos, en un rincón sombrío?
–Hijo mío, lo veo claramente:
los viejos mimbrerales se han encanecido.

–Te quiero, es mi ilusión tu bello rostro:
si no eres dócil, voy a usar la fuerza.
–¡Padre mío, me está agarrando ahora
el rey de los alisos: me ha hecho daño!

El padre se estremece y cabalga veloz;
sosteniendo en sus brazos al niño que solloza,
con fatiga y esfuerzo llega a casa:
en sus brazos, estaba muerto el niño.

Johann Wolfgag Goethe
Traducción

* En realidad debería ser el rey de los Elfos, pero Goethe sigue una lectura errónea de Herder

About these ads
Esta entrada fue publicada en Poesía y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a El rey de los Alisos. Por Johann Wolfgang von Goethe

  1. alenar dijo:

    Me ha gustado mucho leer en esta bitácora, una referencia a Goethe tan interesante, estoy segura de que muy pronto esto crecerá y será muy leído por todos. Larga vida a esta web.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s